Unz评论•另类媒体选择$
美国主流媒体大都排除了有趣,重要和有争议的观点
 博客浏览罗恩·恩兹档案
Melamina en China y Vioxx en Estados Unidos: Una Comparativa
通过电子邮件将此页面发送给其他人

 记住我的信息



=>

书签 全部切换总目录添加到图书馆从图书馆中删除 • B
显示评论下一个新评论下一个新回复了解更多
回复同意/不同意/等等 更多... This Commenter This Thread Hide Thread Display All Comments
同意不同意谢谢LOL轮唱
这些按钮可将您的公开协议,异议,感谢,LOL或巨魔与所选注释一起注册。 仅对最近使用“记住我的信息”复选框保存姓名和电子邮件的频繁评论者可用,并且在任何八个小时的时间内也只能使用三次。
忽略评论者 关注评论者
搜寻文字 区分大小写  确切的词  包括评论
列表 书签

(Spanish Translation of 中国三聚氰胺与美国Vioxx的比较)

Al comparar China y Estados Unidos, los tertulianos a menudo citan nuestros medios de comunicación libres e independientes como una de nuestras mayores virtudes, junto con la tremenda importancia que la sociedad le da a la vida de cada estadounidense. Para nosotros, una sola muerte injusta puede desencadenar semanas de constante cobertura mediática y empujar a la nación a emprender acciones correctivas, mientras que la vida humana parece ser mucho menos valiosa en China, un país mucho más pobre de unos mil millones de habitantes y gobernado por un brutal Partido Comunista que se afana en ocultar sus errores. Pero, al examinar más de cerca dos de los mayores escándalos de salud pública de los últimos años, esta creencia ampliamente extendida queda puesta en entredicho.

En primer lugar, analicemos los detalles del escándalo de los preparados para biberón en China en el año 2008. Unos empresarios sin escrúpulos descubrieron que podían ahorrar dinero diluyendo la fórmula de sus preparados para biberón y después añadiendo un compuesto químico plástico llamado melamina para elevar el contenido de proteína a los niveles normales. Cerca de 300.000 bebés a lo largo y ancho de China sufrieron problemas urinarios, con muchos cientos de ellos teniendo que ser hospitalizados durante largos periodos de tiempo por tener piedras en los riñones. Seis de ellos murieron. Una ola de indignación social se abrió paso a pesar de los obstáculos impuestos por unos medios de comunicación controlados por los políticos y de las excusas iniciales del gobierno, y pronto se formó una poderosa presión sobre los responsables políticos chinos para que actuasen duramente contra los malhechores.

Los líderes políticos chinos no están elegidos democráticamente, pero sin duda alguna prestan atención a los fuertes sentimientos populares. Una vez presionados, rápidamente lanzaron una investigación policial a nivel nacional que llevó a una serie de arrestos y destapó pruebas de que este sistema de adulteración de productos alimenticios estaba muy extendido y había sido ocultado por responsables gubernamentales que aceptaban sobornos de estas empresas. Se dictaron largas sentencias de cárcel y un par de los responsables que acumulaban más culpa fueron eventualmente juzgados y ejecutados por su papel en el asunto, medidas que gradualmente redujeron el enfado de la población. De hecho, el jefe del equivalente chino de la FDA (N. del T.: Administración de Alimentos y Medicamentos, una agencia federal estadounidense dedicada a velar por los intereses de los consumidores) había sido ejecutado en 2007 por corrupción, siendo las circunstancias similares a las de este caso.

Mientras se desarrollaban estos hechos, la cobertura mediática en Estados Unidos fue muy extensa, con numerosas portadas de los principales periódicos dedicadas al tema. Los periodistas descubrieron que algunos métodos parecidos de adulteración por medio de compuestos químicos peligrosos se habían empleado en la producción de comida para mascotas en China que luego era exportada a otros países, y muchos perros de familias estadounidenses habían sufrido o muerto a causa de ello. Durante las intensas discusiones entre tertulianos en programas de radio y televisión, expresiones como “los preparados para biberón chinos” o “la comida para mascotas china” se convirtieron en automáticamente peyorativas, y se hablaba de prohibir la importación de categorías enteras de productos de aquellos países cuyas regulaciones y estándares de calidad fuesen notablemente inferiores a los de nuestras sociedades occidentales. La preocupación legítima de los ciudadanos estadounidenses corrientes fue recogida y ampliada por unos medios de comunicación locales que a veces rayaban en la histeria.

Sin embargo, la reacción de estos mismos medios había sido muy diferente durante un anterior escándalo sanitario, esta vez más cerca de casa.

En septiembre de 2004, Merck, una de las compañías farmacéuticas más grandes de Estados Unidos, anunció de pronto que iba a retirar del mercado su medicamento de nombre Vioxx, un analgésico muy popular recetado para tratar los dolores provocados por la artritis. La abrupta retirada se produjo justo días después de que Merck descubriese que una revista médica de gran prestigio iba a publicar un concienzudo estudio llevado a cabo por un investigador de la FDA que concluía que el medicamento en cuestión incrementaba tremendamente el riesgo de sufrir ataques al corazón, y que probablemente había sido el causante de al menos 55.000 muertes de estadounidenses durante los cinco años que se estuvo comercializando.

Pocas semanas después de la retirada, los periodistas descubrieron que en Merck tenían pruebas sólidas de los efectos secundarios potencialmente mortíferos de su medicamento antes de lanzarlo al mercado en 1999, pero que habían decidido ignorar estas preocupantes evidencias y habían evitado llevar a cabo más pruebas, a pesar de las dudas de sus propios científicos. Impulsado por una campaña publicitaria en televisión de unos cien millones de dólares al año, Vioxx pronto se convirtió en uno de los productos más lucrativos de Merck, generando beneficios anuales de más de dos mil millones de dólares. Merck también había mandado escribir en secreto docenas de artículos científicos manipulados que subrayaban los aspectos benéficos del medicamento y animaban a los médicos a recetarlo, transformando así efectivamente la investigación científica en una estrategia de 市场营销. Eventualmente se llegó a recetar Vioxx a veintidós millones de estadounidenses como un sustituto de la aspirina que, supuestamente, producía menos efectos secundarios indeseables.

立即订购

Aunque el escándalo de Vioxx ciertamente conllevó varios días de titulares en los periódicos y de vez en cuando volvía a aparecer en los medios conforme las demandas resultantes iban siendo procesadas por el sistema judicial, la cobertura mediática parecía ser escasa en relación con el número estimado de víctimas, que era equiparable a las pérdidas estadounidenses totales durante la guerra de Vietnam. De hecho, el interés de los medios parecía ser considerablemente menor que el que más tarde mostrarían con el escándalo de los preparados para biberón chinos, que solo causó unas pocas muertes al otro lado del mundo.

Las circunstancias de este caso eran excepcionalmente graves, con muchas decenas de miles de muertes de ciudadanos estadounidenses debidas a la venta de un medicamento altamente lucrativo pero en ocasiones letal, cuyos efectos perjudiciales eran previamente conocidos por la compañía que lo producía. Pero no parece que se llegasen a contemplar responsabilidades penales para los directivos.

Una enorme demanda por daños se arrastró por los tribunales durante años, eventualmente siendo cifrada en 4,85 mil millones de dólares en 2007, con casi la mitad de ese dinero yendo a parar a los abogados del juicio. Los accionistas de Merck también pagaron grandes sumas como consecuencia de otras demandas y penalizaciones impuestas desde el gobierno, así como para cubrir los onerosos costes legales de todas estas operaciones. Pero las pérdidas que supuso el retirar el medicamento del mercado representaron el mayor perjuicio económico de todos para la compañía, lo que nos da una perturbadora idea de los cálculos en términos de costes y beneficios que hizo la compañía al decidir ocultar los efectos secundarios del producto. Cuando el escándalo salió a la luz el valor en bolsa de Merck se desplomó, y existía una creencia generalizada de que la compañía no podría sobrevivir, especialmente tras haber pruebas de una conspiración empresarial deliberada. Sin embargo, el valor de las acciones de Merck eventualmente se recuperó en 2008 y hoy es tan solo un 15% inferior al que tenían justo antes de producirse el desastre.

Más aún, son personas concretas las que toman las decisiones, y no entidades corporativas abstractas, y sin embargo ninguna de las personas que había estado detrás de las mortíferas decisiones de Merck sufrió, en apariencia, consecuencia seria alguna. El año después del escándalo, el CEO de Merck dimitió y fue reemplazado por uno de sus lugartenientes, pero pudo conservar los 50 millones de dólares en retribuciones que había recibido durante los cinco años anteriores, unas retribuciones debidas en parte a las lucrativas ventas de Vioxx. Los altos responsables de la FDA se disculparon por su falta de vigilancia y prometieron hacerlo mejor en el futuro. Los conglomerados mediáticos del país lamentaron silenciosamente perder los beneficios que les generaba la extensa publicidad de Vioxx, pero siguieron vendiendo el mismo espacio publicitario a Merck y a sus rivales para promocionar otros medicamentos que lo reemplazasen, mientras su poder de investigación se centraba en los horrores de los preparados lácteos adulterados en China y la corrupción endémica de la sociedad china en su conjunto.

Esta historia de grave corrupción empresarial, largamente olvidada y perdonada por el gobierno y los medios, es ya en sí suficientemente deprimente, pero todavía queda un detalle crucial que parece haber escapado casi por completo a la opinión pública. El año después de que Vioxx fuese retirado del mercado, el “纽约时报” y otros grandes medios publicaron una pequeña noticia, generalmente enterrada al final de sus contraportadas, que decía que las tasas de mortalidad en Estados Unidos se habían reducido recientemente de manera drástica e inesperada.

El titular del corto artículo que se publicó en la edición del 19 de abril de 2005 del 今日美国 era bastante anodino: “El número de muertes anuales en Estados Unidos tiene su mayor caída desde hace al menos 60 años”. Durante ese solo año, las muertes de estadounidenses se habían reducido en 50.000 a pesar del crecimiento tanto de la población total como de la edad media de la nación. Se decía que los expertos en salud pública del gobierno estaban “muy sorprendidos” y “rascándose la cabeza” en estupor respecto a esta extraña anomalía, que se debía mayormente, por cierto, a una drástica caída en el número de ataques al corazón mortales.

24 年 2005 月 XNUMX 日, “纽约时报” publicó otro de sus largos artículos sobre el escándalo de Vioxx, revelando que los responsables de Merck habían deliberadamente ocultado pruebas de que su medicamento incrementaba claramente el riesgo de muerte por problemas cardiovasculares. Pero el periodista del  no mencionó la aparentemente inexplicable reducción de las tasas de mortalidad nacionales que había tenido lugar desde que el medicamento fue retirado del mercado, a pesar de que había sido noticia en su propio periódico tan solo unos días antes.

Un examen superficial de los datos nacionales sobre mortalidad de los últimos 15 años, accesibles a través de la página web de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention), ofrece algunas pistas interesantes para solucionar este misterio. Podemos encontrar que el mayor incremento en las tasas de mortalidad estadounidenses se dio en 1999, el año que Vioxx salió al mercado, mientras que la mayor caída se dio en 2004, el año que se retiró. Como producto, Vioxx estaba dirigido casi por completo a la tercera edad, y estos cambios sustanciales en el número de muertes a nivel nacional estaban completamente concentrados en la población mayor de 65 años. Los estudios de la FDA habían demostrado ya que el uso de Vioxx llevó a muertes por enfermedades cardiovasculares como infartos y derrames, y estos fueron exactamente los factores más afectados por estos cambios en las tasas de mortalidad nacionales.

立即订购

El impacto de dichos cambios no fue pequeño. Después de una década de mantenerse prácticamente constante, la tasa de mortalidad general de la población estadounidense comenzó a bajar sustancialmente en 2004, reduciéndose en aproximadamente un 5% a pesar del progresivo envejecimiento de la población. Esta caída corresponde aproximadamente a 100.000 menos muertes al año. Si además lo dividimos por grupos de edad, el porcentaje fue considerablemente más alto.

Los patrones de causa y efecto no pueden probarse fácilmente. Pero si suponemos como hipótesis que hubiera una conexión directa entre la retirada de un medicamento muy popular que se sabe que causaba infartos y otras enfermedades mortales y la inmediata caída en el número de infartos y otras enfermedades mortales a nivel nacional, las implicaciones estadísticas de esto serían ciertamente importantes. Tal vez 500.000 o más muertes prematuras de ciudadanos estadounidenses pueden haber ocurrido como consecuencia de Vioxx, un número bastante más alto que las 3.468 muertes que reconoció Merck durante el proceso judicial en su contra. Y casi nadie entre nuestras élites políticas y mediáticas parece conocer esto o preocuparse por esta posibilidad. Una columna reciente del “华尔街日报” incluso llamaba a relajar las restricciones de la FDA que tienen por objeto evitar “raros eventos adversos”, que habían sido introducidas precisamente tras “el descubrimiento de efectos secundarios imprevistos en medicamentos ampliamente utilizados como Vioxx”.

Hay obvias diferencias que explican en parte la respuesta nacional a estos dos sucesos. Las víctimas chinas fueron niños, y el hecho de que padecieran cálculos renales y otros problemas estaba directamente ligado a los compuestos químicos dañinos que habían ingerido. Por el contrario, las víctimas estadounidenses eran casi todos ancianos y no había forma de determinar si un infarto concreto había sido causado por Vioxx o por otros factores; las pruebas que incriminaban al medicamento eran puramente estadísticas, a través de una muestra de millones de pacientes. Más aún, dado que muchas de las víctimas estaban acercándose al final de sus vidas, el resultado fue más una aceleración de lo inevitable que el cortar una vida joven aún por vivir, y los infartos repentinos difícilmente pueden contarse entre las peores formas de morir.

Pero frente a estos importantes factores debemos sopesar también la pura fuerza de los números involucrados. Los periodistas estadounidenses parecían centrar más su atención en media docena de muertes en China que en las muertes prematuras de hasta 500,000 de sus propios conciudadanos.

La inescapable conclusión es que en el mundo de hoy, y en opinión de nuestros propios medios de comunicación, las vidas de los ciudadanos estadounidenses son bastante menos valiosas que las de los ciudadanos chinos.

 
• 类别: 经济学 •标签: 中国/美国, 西班牙语, 万络